Blog

Integrando UX en desarrollos ágiles

En este artículo voy a hablar de mi experiencia ayudando a integrar técnicas de UX dentro de un desarrollo ágil (en este caso dentro de la metodología SCRUM). Antes de nada, decir que son indudables los beneficios de tener una persona o equipo UX en una empresa pero implica varios cambios en el proceso de trabajo y la persona UX encargada de la integración requiere de una buena dosis de diplomacia y humildad para ayudar en esta transformación.

Diplomacia, porque al final estás trabajando con mucha gente de departamentos diferentes con puntos de vista distintos (marketing, clientes, diseño, proyect managers, desarolladores, etc) y tienes que buscar un equilibrio entre todos y saber negociar tu trabajo: “venderles” soluciones; y humildad porque, aunque tengamos muchos años de experiencia, tenemos que tener presente que en el entorno digital las cosas cambian a una velocidad de vértigo y lo que sirve para hoy ya no vale para mañana, así que cuestiona algunos patrones y estándares de uso que antes servían, no te bases en que tus ideas o predicciones siempre son las correctas y huye de frases como: “yo llevo mucho en esto y siempre se ha hecho así” (esto se puede aplicar a cualquier disciplina profesional ;-) ). Ahora nuestro rol tiene que ser más de “facilitador” e invitar al resto del equipo en nuestro proceso de investigación y diseño para potenciar el intercambio de ideas.

A estas alturas no te hablaré de lo que hace un especialista en diseño de experiencia de usuario. Aunque en internet hay mucha información sobre cuales son las funciones principales de un perfil UX y cuales no, la realidad es que dependiendo del contexto de trabajo, la figura y el rol del diseñador de UX variará para adaptarse a las peculiaridades de la organización. ¿Su objetivo? crear productos que resuelvan necesidades concretas de los usuarios finales, consiguiendo la mayor satisfacción y mejor experiencia de uso posible con el mínimo esfuerzo y, por supuesto, velar por los objetivos del negocio (tenemos que ayudar a que la empresa gane dinero).

Antes de empezar a trabajar con metodologías ágiles, ya llevaba tiempo ayudando a algunas empresas a implantar las técnicas y métodos utilizados en DCU (Diseño Centrado en el Usuario). En alguna de éstas empresas su nivel de especialización te permitía invertir el tiempo necesario en investigar, hacer test de usuario in situ, grandes encuestas, wireframes, etc. Hasta que en MDirector (grupo Antevenio) me dieron la oportunidad de participar en la integración de UX dentro de su metodología ágil y con ello una nueva forma de asumir el desarrollo de un proyecto. Esto suposo un gran reto profesional.

El aterrizaje se centró en revisar los puntos débiles de uso de la plataforma a través de test heurísticos, estudio de usuarios y un plan de acción posterior para corregirlos. Una guía de estilo y uso nos ayudó a normalizar el diseño para, posteriormente integrar los nuevos desarrollos y funcionalidades dentro de una metodología Agile UX. No fue fácil el camino pero al final, en MDirector hemos llegado a tener un nivel de trabajo muy fluido por lo que ha sido muy positivo.

¿Cómo hicimos esta integración? Seguramente no hemos sido muy puristas pero hemos solapado ámbas metodologías a las necesidades del proyecto, a nuestro ritmo de trabajo y recursos. Esto no hubiera sido posible si la gente del equipo no se hubiera esforzado en hacerlo posible porque, utilices la metodología que utilices, para que un proyecto sea un éxito, lo más importante es la colaboración entre desarrolladores y diseñadores UX. Además, ambos profesionales no tienen que tener miedo de rechazar ideas y comenzar otra vez para que el resultado final sea lo más óptimo posible. Ambos somos parte clave del mismo producto. El profesional UX planifica e idea una experiencia de usuario, pero es el desarrollador el encargado de hacerla realidad. En mi caso, siempre conté con el director de IT que en todo momento se implicó en la integración, me ayudó y se interesó por todas las técnicas y métodos UX, aprendiendo de ellas y proponiendo cambios para adaptarlas a SCRUM y un equipo de desarrollo colaborativo al máximo.

En todo este proceso de trabajo, es muy importante formar al equipo de desarrollo sobre técnica y métodos UX antes de empezar, dar una charla o un minicurso. Esto no lo hice, pero me hizo aprender y la próxima lo haré. Así que: forma al equipo en técnicas y métodos de UX la primera vez que vayas a trabajar con ellos, tendrán más empatía con tu trabajo desde un principio.

 

SPRINT DE UX

Siempre por delante

El objetivo del sprint de UX es empezar el sprint del equipo teniendo un prototipo de diseño de cualquier funcionalidad que vaya a integrarse en nuestra aplicación, contrastado con el usuario y negocio y recibiendo su feedback.

Durante 2 semanas escucho la visión de negocio, marketing, clientes , participando en la toma de requisitos, capturando los requisitos de cliente y transformándolos en conceptos que generen experiencias. A través del diseño de interacción planteo los diferentes escenarios de uso y lo plasmo en prototipos navegables. Valido las propuestas con los diferentes responsables del proyecto para hacer ajustes, cambios, etc. En esta parte no hago los test. Podría hacerlos con Wireframes pero he aprendido con la práctica que no son efectivos con usuarios finales, las personas usamos productos reales y no WF. Si el proyecto es muy grande si compensa hacer unos 3 o 4 prototipos de alta fidelidad y testar con ellos.

Al final de mis 2 semanas se hacen las historias de usuario de estos prototipos, se subdivide el interfaz por funciones principales necesarias  y se hacen pequeñas tareas para luego planificarlas en el sprint del equipo.
 

SPRINT DE EQUIPO

Momento en que UX trabaja con desarrollo en paralelo validando el front y haciendo test.

El lunes se comienza el sprint del equipo (2 semanas) y planificamos las tareas que entrarán. Durante este tiempo el equipo de desarrollo trabajará en ellas.

A medida que van terminando cada historia van subiéndolas a un entono de pruebas. Y es aquí donde UX entra de nuevo, validando el front, haciendo test de guerrilla” y probando con el equipo se soporte. Se hacen los ajustes necesarios.

En la fase final del Sprint, se realiza una demo donde todo el equipo del proyecto (negocio, marketing, clientes, ux y desarrollo) vemos las tareas completadas. Se proponen los cambios oportunos (que si todo se ha planificado y se ha validado correctamente antes no tienen que ser muchos) y a producción ;-) . A partir de la puesta en producción se medirán y analizarán los cambios.

Siempre se acaba haciendo una retrospectiva donde comentamos como se ha desarrollado el sprint y esto nos ayuda a mejorar para el siguiente.

Espero que os ayude. ¿Cómo trabajas tu?

Este post tiene 2 Comentarios

Deja tu comentario