Una pantalla bien diseñada debe estar orientada a cumplir el objetivo del usuario. Para conseguirlo, nuestro usuario debe realizar varias tareas y un buen flujo de visualización de esas tareas mejora la experiencia con nuestro producto. Existen patrones de interacción (para listas, botones, navegación, pestañas, etc.) que nos ayudan en nuestro proceso de diseño y, utilizándolos en su justa medida (no deben comprometer la creatividad), nos ahorrán mucho esfuerzo a la hora de hacer nuestro diseño para móviles. Te paso algunas…